Si bien el término Metaverso no es nuevo, actualmente estamos viviendo un momento de expansión y una nueva realidad que podría llegar a cambiar lo que hoy conocemos. Desde que Mark Zuckerberg anunció el cambio de nombre de Facebook a Meta, en octubre de 2021, se han visto una gran cantidad de noticias relacionadas con la palabra “metaverso”. Pero, ¿qué es un metaverso?

Se trata de un movimiento hacia lo nuevo y desconocido que al ser humano le inspira sentimientos y actitudes diversas. Según expertos se define el concepto como la “representación tridimensional, inmersiva y conectada de Internet”, es decir el metaverso es un universo virtual persistente, social y descentralizado, ya que no está en manos de una única empresa. Este nos ofrecerá experiencias mejoradas desde cualquier dispositivo, permitiéndonos hacer casi cualquier cosa que se pueda hacer en el mundo físico.

De acuerdo a  una investigación de la consultora internacional Analysis Group, dentro de una década el metaverso podría aportar 3 billones de dólares, un 2,8 % al PIB mundial, si en términos de adopción evoluciona de la misma manera que la tecnología móvil. Según Gartner, en 2026, el 25% de las personas pasará al menos una hora al día en este entorno y, de acuerdo a Statista, el tamaño del mercado actual alcanza los 47.000 millones de dólares en 2022 y la proyección es que alcance los 679.000 millones en 2030.

“Es inevitable pensar que pronto tendremos que dar el salto total al metaverso entendiendo que no habrá vuelta atrás. Este atrae actualmente mucha inversión y su potencial a futuro es grandísimo, por ello las marcas se están preparando para adaptarse a esta transformación que, aunque no lo percibimos, ya comenzó” comenta David Martín, Director Deep Digital Business en LLYC. 

A través de su informe “La promesa del metaverso” LLYC analiza el papel de las marcas que están adaptando esta innovación en sus estrategias. Esto es lo que están haciendo para generar engagement  

1. Incrementar notoriedad con nuevas audiencias

Conectar con la generación Z es el gran reto de muchas marcas. Cómo ser relevantes y utilizar las  comunicaciones que les llegan es un reto común al que todas las compañías se enfrentarán antes o después.

2. Generar tráfico cruzado de entornos online a offline

La integración del mundo físico y virtual es uno de los pilares fundamentales del metaverso. Por ello, las compañías están explorando métodos que combinan de forma natural estos dos mundos y generan experiencias omnicanal, en las que cada entorno tiene su rol.

3. Promover entornos colaborativos marca-creador

Las compañías y las marcas están cada vez más dispuestas a colaborar con otras marcas, consumidores o creadores, y el metaverso es un potencializador de estos modelos.

4. Ofrecer experiencias de venta omnicanal

La experiencia de consumidor a través de una misma estrategia, nos movemos por diferentes canales y vivimos una experiencia única y homogénea que se adapta a cada momento.

5. Crear relaciones de valor adaptadas a sus públicos o fidelizar

Ofrecer un valor o una experiencia única a tus clientes es clave en una estrategia de fidelización.

6. Captación de talento

Se están redefiniendo las reglas en cuanto a los recursos humanos, la empleabilidad y la relación con los candidatos. El metaverso es un entorno en el que toda una generación está acostumbrada a relacionarse. Y la búsqueda de empleo es una forma más.

Es evidente que aún estamos en un momento de exploración de este universo. El despliegue de un metaverso tangible y masivo será progresivo a lo largo de los próximos años, dado que todavía se está desarrollando la tecnología que pueda hacerlo real. Aún hay barreras tecnológicas no resueltas y una lucha político-empresarial por capitalizarlo.

Sigue leyendo