La neuroeconomía lo tiene claro: los seres humanos no estamos hechos para ahorrar. Pero, aun así, lo hacemos. Especialmente las mujeres, que logran ahorrar más que los hombres según un estudio reciente de N26 a más de 1,7 millones de usuarios globales. 

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando gastamos dinero?

Según la Dra. Mira Fauth-Bühler, neurocientífica y profesora de neuroeconomía de la Universidad FOM de Stuttgart, «el cerebro humano no está hecho para tomar decisiones financieras inteligentes».

Nuestro cerebro no está diseñado para ahorrar. Esto se debe a que nuestro instinto de supervivencia nos induce a buscar gratificaciones inmediatas, lo que dificulta la decisión de ahorrar (una recompensa futura), frente a la posibilidad de obtener una recompensa inmediata.

La Dra. Mira Fauth-Bühler
La Dra. Mira Fauth-Bühler

La clave para ahorrar es establecer objetivos concretos

Por razones evolutivas, el ser humano se ha entrenado para resistir impulsos, y el cerebro se ha desarrollado en consecuencia. 

Así, se ha consolidado una región relativamente joven detrás de la frente llamada «cerebro anterior», que funciona como un «sistema de control». Este permite alcanzar objetivos a largo plazo, así como resistir los impulsos y la búsqueda de la gratificación a corto plazo. 

La experta recomienda dividir objetivos de ahorro en hitos más pequeños y lo más específicos posible: “Cuanto más tangible y concreto sea el incentivo, más fácil será que nos dejemos llevar por nuestro sistema de control y retrasemos la gratificación”.

“Cumple primero los más fáciles de alcanzar, por ejemplo, a principios de año. Esto nos conducirá a una gratificación instantánea y, debido a un proceso de refuerzo positivo, es más probable que repitamos el comportamiento que dio lugar a ese éxito”, explica la neurocientífica.

Te interesará: Estafas con criptomonedas: qué saber y cómo protegerse

A la hora de ahorrar, ¿cuál es la diferencia entre hombres y mujeres?

La Dra. Fauth-Bühler explica también que hay una diferencia neurobiológica importante entre ambos sexos, relacionada con la mayor capacidad de las mujeres para resistir impulsos y tentaciones. 

“Las mujeres tienen un área de control, el ‘director general’ de nuestro cerebro, más grande que el de los hombres”, afirma. Por esa razón, las mujeres suelen tomar menos riesgos a la hora de gastar e invertir dinero. 

Relacionado: «No somos ricos, yo soy rico»: Shaquille O’Neal a sus hijos

5 tips para resistir el impulso de gastar

Para fortalecer los hábitos de ahorro, la profesora ha compartido cinco estrategias que ella considera fundamentales:

No compres cuando estés de mal humor, estresado, o vayas con prisa

Cuando estamos estresados, no tomamos buenas decisiones. Según la profesora, si no se dispone de tiempo para reflexionar sobre las consecuencias de la adquisición, el sistema de recompensas se termina imponiendo.

Cuando esto sucede, además de buscar recompensas inmediatas, nuestro cerebro se dedica a forjar hábitos. Esto puede suponer que la siguiente vez que estemos estresados, nuestra respuesta automática sea buscar la siguiente “super oferta”. 

Presta atención a tus gastos

Numerosos estudios respaldan esta teoría: si pagamos con tarjeta, gastamos más. Esto se debe a que cualquier pago virtual hace que nos olvidemos de los costes y contribuye a desvincular la compra del pago en sí mismo. 

Aunque no siempre sea posible pagar en efectivo, lo recomendable es ser consciente de las cantidades que pagamos en cada transacción.

Identifica los estímulos, con el fin de evitarlos

Identificar los factores desencadenantes que llevan a gastar de forma impulsiva es crucial.

Diversos estudios relacionados con el consumo de drogas revelan que las recaídas son más probables cuando estamos cerca de estímulos asociados (es decir, señales que nos conectan con lo que queremos evitar). 

Por ejemplo, en el caso de las compras impulsivas, evitar estos estímulos puede ser cambiar la ruta hacia el trabajo para no ver nuestra tienda favorita.

Toma el control: no se lo pongas fácil a tu “yo” más despilfarrador

“Cuando compres por Internet, no guardes automáticamente los datos de la tarjeta de crédito y otros datos que aceleran el proceso de compra”, señala Fauth-Bühler. 

Cuantos más obstáculos haya, más tiempo tendrá el sistema de control para intervenir y reevaluar la compra prevista. 

Márcate objetivos de ahorro asequibles

No establezcas demasiadas metas o metas poco realistas. Después de todo, el autocontrol que el cerebro puede ejercer es limitado. 

Al intentar controlar muchos impulsos a la vez, el riesgo de fracaso es mayor, lo que puede llevar a una compra descontrolada de la que luego te arrepientas.

Fuente: N26

cuenta en disney asi puedes crear una cuenta en disney en colombia id 1145

Disfruta Disney+ hoy mismo, crea tu cuenta en este link